Alimentación saludable para bajar de peso

Cerezas
Una alimentación saludable es la mejor forma de perder peso

En España (y no es ni de lejos de los peores países), el 17% de los adultos se encuentra en situación clínica de obesidad y el 37% de sobrepeso. Combinado, eso quiere decir que más de la mitad de los adultos, el 54%, debería perder peso para alcanzar su situación ideal.

Como todos sabemos, eso genera un negocio muy lucrativo. Día sí, día también, aparece una nueva dieta o producto que promete acabar de una vez con los problemas de sobrepeso de todo el que la siga.

Lo que hay que tener en cuenta, aunque pueda parecer algo cínico, es que el negocio de todas esas soluciones no está en ayudar a la gente a perder peso, sino en que la gente siga necesitando soluciones para adelgazar.

¿Sirven para algo?

Que tu alimento sea tu medicina, y que tu medicina sea tu alimento.

― Hipócrates

Pero más allá de mis apreciaciones, lo que es un hecho contrastado es que ninguna de esas soluciones funciona. ¿No me crees?, pues hazte una pregunta: ¿Cuantas de esas dietas, productos o soluciones han superado el paso del tiempo? Si alguna de ellas fuese de verdad eficaz, con cientos o miles de millones de clientes potenciales en todo el mundo, todos lo sabríamos y a nadie le cabría ninguna duda, ¿no te parece?

Al final del día, lo cierto es que el que más y el que menos sabe lo que tiene que hacer para conseguir y mantener su peso ideal: comer bien y hacer algo de ejercicio físico. En definitiva, seguir unos hábitos de vida saludable.

Aunque no funcionen, nos atraen

Pero una cosa es que sepamos cual es la receta y otra que la vayamos a seguir.

Aquí tienes una tabla con el número de búsquedas mensuales que se producen en Google sobre términos relacionados con la pérdida rápida de peso. Y esto es sólo para las búsquedas en Español y excluyendo todas las que no superan las 1.000 búsquedas mensuales. Pese a toda la evidencia en contra, nos seguimos agarrando a las soluciones milagro.

Frase de BúsquedaBúsquedas mensuales
pastillas para adelgazar49.500
dietas rapidas33.100
dieta rapida18.100
como adelgazar en una semana14.800
adelgazar en una semana6.600
dieta para adelgazar rapido6.600
pastillas para adelgazar rapido5.400
dietas para adelgazar en una semana2.400
dieta para adelgazar en una semana2.400
pastillas chinas para adelgazar1.600
dieta para adelgazar 10 kilos en una semana1.300
como adelgazar rapido en una semana1.300

Aunque más que de dietas (quizás en un próximo artículo), hoy quiero hablar de la forma de alimentarse saludablemente.

Porque para perder peso, como ya hemos comentado en algún artículo anterior, hay que centrarse en lo que uno come. El ejercicio por sí sólo no te va a hacer adelgazar.

Bandeja de frutas
Las frutas son siempre una apuesta segura

Vegana vs. Paleo

Ahora bien, cuando hablamos de comer bien, y por si no tuviésemos suficiente confusión con la marea de dietas y productos para adelgazar, en los últimos años se ha desarrollado una especie de confrontación en el área de la alimentación saludable que no ayuda precisamente a aclarar las cosas: la ardua discusión entre los que defienden la dieta basada en plantas (o verduras, si prefieres) y los que defienden la dieta paleo.

Si no estás familiarizado con los conceptos, aquí tienes una breve explicación:

  • Dieta basada en plantas: Pese a que se confunde con frecuencia con la alimentación vegana o vegetariana, no es lo mismo. Siendo vegetariano puedo comer patatas fritas, chocolate, y un sinfín de alimentos que no tienen origen animal pero que sin duda no van a ayudarme a adelgazar. El veganismo se centra en lo que no puedes comer, básicamente productos de origen animal, mientras que la dieta basada en plantas se basa en una alimentación centrada en las frutas y las verduras.
  • Dieta paleo: En el otro extremo de ese cuadrilátero figurado, tenemos a los que defienden una alimentación basada en el régimen alimenticio de nuestros antepasados (de ahí el nombre, paleo = paleolítico), en el que se prescinde de los cereales, legumbres y productos lácteos y se centra la dieta en la carne y en los huevos.

Eres lo que comes. ¿Qué te gustaría ser?

― Julie Murphy

Sin embargo, este planteamiento parece no ajustarse a la realidad. Son muchos los antropólogos que lo rechazan, como el Dr. Nathanial Dominy, del Dartmouth College, que afirma que: “Los cazadores obtenían la mayoría de las calorías de las plantas… la carne era simplemente demasiado impredecible”.

Es decir, que nuestros amigos del paleolítico se alimentaban de plantas y, cuando cazaban una pieza, aprovechaban para completar su dieta con las proteínas necesarias. Pero de ahí a pensar que se alimentaban exclusivamente de chuletas de diplodocus, va un trecho.

Penitente
La dieta no tiene que ser una penitencia. – Luis Jiménez

¿Cuál es la respuesta, entonces?

Pues una regla sencilla es la que propone Luis Jiménez en su excelente libro “Lo que dice la ciencia para adelgazar de forma fácil y saludable”, y que se traduce a estos 4 sencillos puntos:

  1. Evitar carbohidratos refinados y alimentos altamente procesados
  2. Muchas verduras, vegetales y frutas
  3. Cantidad suficiente de proteínas
  4. Añadir frecuentemente grasas, mejor las más saludables

O, como dice Michael Pollan en una frase que se ha hecho famosa por su simplicidad:

“Come comida, no demasiada, plantas en su mayoría”

(Conviene aclarar que por comida, Michael se refiere a comida auténtica, es decir a alimentos no procesados ni que provengan de una fábrica).

La comida que comes puede ser la forma más sana y potente de medicina o la forma más lenta de veneno.

― Ann Wigmore

Como ves, una propuesta que huye del debate entre plantas y paleo. Sí, las frutas y verduras son muy sanas, pero una alimentación saludable necesitas también de una dosis de proteínas y de grasas.

Menos dieta y más alimentación sana

Pero sobre todo, como dice Luis Jiménez: “La dieta no es una penitencia”, o no debería serlo. Es por eso por lo que prefiero evitar hablar de dieta. Es una palabra con connotaciones de renuncia, de sacrificio, de pasarlo mal.

Y plantear un objetivo (perder peso) a partir de esas premisas es una receta segura para el fracaso. Es más, aunque consigas imponer tu fuerza de voluntad y mantenerte escrupulosamente fiel a tu dieta, ¿cuánto tiempo la vas a mantener, para el resto de tu vida?

Por eso prefiero hablar de alimentación saludable. No se trata de esforzarse por seguir una dieta más o menos restrictiva. Se trata de aprender los hábitos de alimentación saludable y cambiar nuestro régimen de comidas. Y de disfrutar haciéndolo.

Recursos